EL CONSUMO DE CARNE ES TAN PROBLEMÁTICO COMO EL HÁBITO CHINO DE COMER MURCIÉLAGOS.

Hace unos días tuve esta conversación con un gran amigo, alguien muy cercano a mí, que me hizo pensar que tal vez no he sido lo suficientemente claro, ni siquiera con mi círculo familiar más estrecho, acerca de las razones por las cuales he decidido emprender algunas acciones de cuidado ambiental y sostenibilidad.

Quiero aprovechar para escribir este texto, que seguramente le enviaré a mis hermanos, mi padre, mis cuñados, amigos, primos y personas que más quiero en el mundo, pero que también quiero compartir con mis seguidores de Los Goodies.

UN PEQUEÑO PARÉNTESIS PARA EMPEZAR

Hace algunos días, mientras escuchaba este podcast de Flavia Broffoni, (el cual les recomiendo) resoné muy bien con dos ideas que ella plantea:

1. Estamos en una emergencia ambiental: Suena obvio pero tal vez no lo hemos integrado, así como no habíamos integrado al inicio el corona virus, y solo lo hicimos cuando nos afectó gravemente. Hay que movernos!

2. Tenemos que introducir el tema en tantos contextos como sea posible: A veces evito hablar de veganimo y sostenibilidad evitando peleas o molestias, pero es importante que lo hablemos, ¡tanto como sea posible!.

AHORA SÍ AL GRANO 

Tal vez muchas personas, al igual que mi buen amigo, no vean ninguna amenaza en el consumo de carne, por acá les dejo las razones por las cuales sí es urgente reducir su consumo de carne (tanto como que los chinos dejen de comer pangolín).

RAZÓN #1 PARA REDUCIR EL CONSUMO DE CARNE: DEFORESTACIÓN

¿Qué tiene que ver mi hamburguesa con los bosques? tal vez muchos ya lo saben, pero de pronto algunos no tienen tan clara la conexión, aunque es algo profundo y complejo trataré de decirlo muy simple:

– Para que hayan vacas debe haber potreros y para que haya potreros hay que deforestar.

“En 2018 se talaron más de 12 millones de hectáreas de selva tropical en el mundo, según el World Ressource Institute. Entre los cinco países más deforestadores hay tres de América Latina: Brasil, Bolivia y Colombia”. Según El Espectador

Aunque es un problema muy complejo en el que debemos abarcar muchas variables, La ganadería es una de las principales razones de la deforestación y a su vez, la deforestación es uno de los causantes del calentamiento global, un problema mucho peor que el corona virus.

RAZÓN #2 PARA REDUCIR EL CONSUMO DE CARNE: CUIDADO AMBIENTAL

Con cuidado ambiental, no me refiero al cuidado de las vaquitas y los marranitos en un sentido romántico. (No quiero entrar a llenar esto de cifras y a hacer un profundo despliegue de contenidos, pero si alguien está interesado en ellos me puede escribir un comentario y se los comparto).

El hecho es que la ganadería genera dos impactos peligrosísimos, llamados EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO y CONSUMO DE AGUA.

Según el diario La República, en el último inventario nacional de gases de efecto invernadero, fueron calculados un total de 22,8 mega toneladas de CO2 por parte de la ganadería. Una sola persona puede llegar a generar una producción de CO2 de hasta 7,19 kg de CO2 al día con su dieta.

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), se requieren 15.000 litros de agua para producir 1 kg. de carne. Mientras que se necesitan solo 3.000 litros para producir comida suficiente para satisfacer las necesidades diarias de alimentación de una persona.

RAZÓN #3 PARA REDUCIR EL CONSUMO DE CARNE: CRUELDAD ANIMAL

No sé a cuántos les quedó el recuerdo del sonido de un cerdo que estaban matando en diciembre, el problema es que hoy tenemos la comodidad de ir al supermercado, tomar un paquetito de jamón y comérnoslo tranquilos, porque existe una industria encargada de criar, matar, procesar, meter en un bonito empaque y crear una divertida campaña que nos antoje de ir a comprarlo (película recomendada en Netflix: Okja).

Pero ojo, no estoy diciendo que a todos nos deba dar lástima matar una gallina, el verdadero problema viene cuando no vemos todo el panorama completo, actualmente somos más de 7.5 mil millones de personas en el mundo, debemos producir una cantidad abismal de carne, haciendo que tengamos que encerrar animales toda su vida en corrales, amotinados, maltratados. Esos animales deben ser saturados de antibióticos para prevenir enfermedades (ocasionadas por las pésimas condiciones en que viven), estos animales están expuestos al contagio de virus que después se transmiten a miles de animales, entre ellos los humanos.

El problema no son solo los chinos y sus gustos exóticos, ni tampoco el sentimentalismo de “los que no quieren que maten a las vaquitas”, esto es un problema grave, en un mundo hiperconectadoá y complejo, la ganadería expansiva y la industrialización de la comida traen consigo problemas, también los vegetales tienes sus impactos OBVIAMENTE, y un vegano no es un ser de luz perfecto, pero tenemos el deber de investigar qué hay detrás de lo que consumimos.

¿POR QUÉ DEBEMOS HACER ACTOS INSIGNIFICANTES QUE PARECEN NO GENERAR CAMBIOS?

Sé que podemos pensar “¿para qué lo hago yo si hay tan poca gente haciéndolo?” o también podemos pensar “¿qué impacto tiene una sola persona? eso necesitamos es que Trump o Nestlé tomen decisiones”, estamos de acuerdo, un gran cambio requiere la participación de muchas personas y entidades, incluidos los gobiernos y las empresas, sin embargo, estoy convencido de que los grandes movimientos se generan a través de la suma de pequeñas intenciones. No hagas nada por salvar el mundo, ni por mover grandes masas, tan solo, si sientes que este mensaje resuena contigo y que te sentirías bien sabiendo que desde tus decisiones y actos quieres retribuirle al mundo un poco de todo lo que te ha dado, entonces ADELANTE!!!. Ese es el verdadero motor y motivador de las acciones, no solamente de dejar de comer carne o reducir su consumo, piensa cómo te transportas, cuánta basura generas, de qué forma ayudas a otros, necesitamos todo tipo de acciones en todo tipo de campos. Lo único que te recomiendo que no vayas a hacer, es quedarte quieto con el argumento de que “no va a impactar”.

PARA CERRAR RECORDEMOS QUE “NO SOMOS UN VIRUS”

Para cerrar quiero decir, que de ninguna forma pienso que los humanos seamos un virus, por el contrario, soy defensor de la belleza y la luz que habita en nosotros como especie y pienso que todo acto que hagamos debe estar motivado por la esperanza, sin embargo, es importante cuestionarnos los comportamientos que compartimos con el virus, especialmente, el de destruir y causarle daño al ecosistema que habitamos, debemos aprender a vivir haciendo el menor daño posible a ese ser que nos aloja y que nos permite vivir y prosperar.

2 comentarios sobre “EL CONSUMO DE CARNE ES TAN PROBLEMÁTICO COMO EL HÁBITO CHINO DE COMER MURCIÉLAGOS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *